Por: Fernando Cruz


Hay una frase de Frantz Fanon que dice: “¡Oh, cuerpo mío, nunca dejes de preguntarme algo!”. Estas palabras y su obra han sido un faro que ha guiado mi praxis y mis búsquedas estéticas. La presente serie de autorretratos no se basa en los cánones occidentales de representación anatómica o en tradiciones académicas, sino que además de ser una reflexión personal a través del dibujo, también se configura como una necesidad de descolonización en el arte, un punto de partida que no comienza en las tradiciones occidentales ni obedece sus reglas. La improvisación es el núcleo que da forma a toda la obra, improvisación que va muy de la mano con el jazz.

Un vistazo rápido a lo que se entiende por arte nos remite a representaciones occidentales y europeas en el mayor de los casos, por eso se insiste en que la serie propuesta sea un ejercicio de descolonización, de ahí que tomemos al jazz y específicamente a Coltrane como una guía en el proceder de la obra, una búsqueda estética que tiene su fondo en la liberación del cuerpo y del ser. Para tales efectos de liberación, se ha encontrado al autorretrato como una forma de profunda reflexión y un vehículo para desarrollar estas inquietudes desde las posibilidades del dibujo experimental.


admin
vivi.castaneira@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.